Existe la creencia generalizada de que las herramientas del diseño gráfico son el photoshop y el illustrator.

Cuando en realidad para mí, la principal herramienta del diseño es la investigación.

En este sentido, el diseño se parece más a una disciplina científica, que a un arte. Yo lo relaciono con el trabajo de un buen médico de familia, que debe entrevistar a su paciente y entender lo que le pasa, a través de preguntas certeras y de un buen ojo clínico.

¿Porqué digo esto? Porque creo, cada vez más, que el éxito de un buen diseño se basa en las preguntas que el diseñador haga a su cliente y en su habilidad para interpretar sus respuestas, problemas y necesidades.

La fase de investigación en un proyecto es clave para entender al emisor y al receptor del mensaje. Es clave para hacer las preguntas adecuadas, y, en base a las respuestas, descubrir las potencialidades y posibilidades que subyacen en el proyecto.

Cada diseñador puede tener sus propios métodos de investigación, indagación e interpretación de las respuestas. Pero esta es la fase desde donde todo el proyecto gráfico partirá.

No se puede dar solución gráfica a una necesidad, si no se conoce en profundidad su naturaleza. Para dar una respuesta eficiente de diseño debemos utilizar la herramienta de la investigación previa. Esto fortalecerá y dará alas a la creatividad del diseñador y el resultado fluirá casi naturalmente.

Ya luego el diseñador podrá utilizar illustrator, photoshop o lo que le plazca para plasmar sus ideas.

Puedes leer más sobre los problemas que resuelve el diseño en el post: El diseño gráfico es un servicio

La investigación, herramienta de diseño